Mi trabajo consiste en la permanente observación y búsqueda del cómo las personas se relacionan con su entorno social, territorial y biográfico. Lo importante es rescatar alguna señal que esté entre líneas y que pueda crear un gesto.
A veces utilizo la nostalgia de algún momento pasado íntimo y en otras ocasiones, prefiero salir a mirar (no muy lejos) como las personas habitan.
La pintura, la escultura y el vídeo son los medios en los que me desenvuelvo. No me atrevo a decir que soy pintora o escultora, porque pienso que los materiales dan mucho más que ser una técnica exclusiva. Quizás lo que más me acomode es decir trabajo de manera mixta.
En el caso de la escultura, la desarrollo bajo la lógica del color, de la pintura. En ese sentido es la plasticina el material que me favorece, tanto por su amabilidad al modelar como para generar matices y valores.
En lo pictórico empleo el óleo, los lápices pasteles, la acuarela, lápices de colores y la témpera. Es esta última la que prefiero por sobre las demás, ya que materialmente no esconde su procedencia visual, es de resultados rápidos y permite ocuparme de forma más íntima de los problemas que estoy tratando. Además, porque trabajo desde la nostalgia de mi aprendizaje con la pintura durante mi niñez y adolescencia.
En cuanto al vídeo, me interesa como medio para reconfigurar la realidad. Tanto el archivo como el material preparado por mí, puede servir para causar sensación de rareza o de humor sobre temas que en cierta medida pueden ser contingentes.
Si se tratara de un concepto para definir mi trabajo, éste sería el collage. Ya que, busco unir de forma yuxtapuesta las diferentes operaciones que realizo, generando así nuevos esquemas, preguntas, modos de ver, etc.